Lectura de aguas ríos y arroyos

Esta nota es la continuación de Lectura de Aguas, la cual recomendamos leer como introducción. Las siguientes estructuras anatómicas o morfotipos, son las más importantes en los ríos patagónicos:

Camas de algas spring creek Doña Rosa
Camas de algas spring creek Doña Rosa

Flats (camas de algas y juncales)

En tramos donde el río pierde pendiente y velocidad se dan lugar depósitos de sedimentos finos que permiten el arraigo de juncos y algas. En estas aguas calmas las truchas muestran una percepción extraordinaria. El acercamiento tiene que ser sigiloso, con presentaciones muy suaves, leaders largos y tippets delgados.

Normalmente no se posa la mosca sobre el pez sino unos metros aguas arriba, para no alertarlo y que entre a su ventana de visón sin disturbios, completamente natural.

Allí abundan invertebrados de aguas lentas, como odonatos o scuds. En el caso de una eclosión piense en mayflies de los generos Baetis y Metamonius, lo mismo que midges. Estas últimas son responsables del “hatch fantasma”, una de las pescas más tecnicas y difíciles que existen.

Pescando con secas en un desborde del Limay superior.
Pescando con secas en un desborde del Limay superior.

Desbordes

Son sitios donde las truchas se alimentan patrullando en aguas bajas como un bonefish en un bajo caribeño. Se los pesca de manea similar a los flats, aunque por estar muy expuestos, requieren aún más delicadeza en la presentación y el abordaje.

La diferencia es que el agua está quieta y las truchas se mueven, por lo que se posa la mosca a interceptar, sobre la línea de navegación del pez.

Correderas

Llamadas riffles, son un opuesto de los flats. Aquí el agua corre rápida sobre un fondo de piedra bola, sin juncos, ni algas. Como el pez posee los sentidos mermados por la “confusión ambiental”, es más fácil acercarse o engañarlos. La trucha no tiene demasiado tiempo para inspeccionar la mosca, so pena de morir hambre.

Pescando sobre el río Correntoso propiamente dicho
Pescando sobre el río Correntoso propiamente dicho

Pero no todo es sencillo, las aguas rápidas requieren técnica, especialmente en el control de la línea y la deriva. Se recomienda pescar con líneas flotantes y ninfas que imiten insectos de aguas rápidas como stoneflies o mayflies leptophlebidas.

Las moscas secas, hay que cargarlas con hackles espesos y duros (tipo Wulff), para mejorar su flotabilidad. En los ríos del norte neuquino, donde las correderas son el morfotipo dominante por lo elevado de la cordillera, las imitaciones de bagres del torrente funcionan muy bien.

Pozón o pool

El centro del pozón es básicamente un lugar de refugio, el equivalente al dormitorio de una casa. Aquí las truchas pasan la mayor parte del tiempo tranquilas y apáticas; llegarles con una mosca no es fácil, y cuando le llegamos, generalmente no toman. Cuando una trucha se activa, se muda al equivalente de la cocina: a la cabeza pozón (ingreso de alimento) o a la cola, donde se condensan las líneas de corriente.

Ríos patagónicos
Ríos patagónicos

Si bien estos sitios pueden funcionar en cualquier momento, pagan más al atardecer y al anochecer, cuando los insectos, crustáceos o pequeños peces adquieren  mayor movilidad. En los pozos de ríos grandes dominan los shootings tapers de hundimiento, que permitan tiros de distancia. Los pools son estructuras complejas, que implican diversos abordajes.

En ríos donde abunden puyenes chicos y pejerreyes patagónicos, los streamers accionados rayando el agua incitan violentos piques en superficie. Otra opción son patrones más sutiles (ninfas o ministreamers) pescados cerca del fondo con movimientos suaves. Al caer la noche las secas grandes de color negro, funcionan muy bien en el embudo de las colas.

Run

Son sectores donde el río corre, pero más parejo, profundo y sin la superficie rota. Su abordaje es un intermedio entre un pool y una corredera, tratando de llevar la mosca (preferentemente un streamer) lo más cerca del fondo. Generalmente los runs son bastante homogéneos, por lo que se los pesca cuadriculando en agua: un tiro, dos pasos aguas abajo y así sucesivamente. Donde haya un accidente que destaque (escalón, boulder, tronco, etc..), se recomienda pescar con más dedicación y número de tiros.

Barrancas de pasto Spring creek río Chimehuin
Barrancas de pasto Spring creek río Chimehuin

Barrancas Socavadas

Típicas en ríos de transición o llanura, que corren por terrenos erosionables. Allí suelen formarse socavones donde se guarecen las truchas. Si es verano y las barrancas atraviesan pastizales, una técnica muy efectiva es pescar con imitaciones de saltamontes. Aquí se usa la técnica de sound cast, porque el pez (oculto) necesita escuchar la posada de la mosca. Las barrancas son un accidente típico en ríos de sea trout como el Grande o el Gallegos.

Allí los peces suelen posicionarse entre las champas (panes de pasto) sumergidas, que la erosión arrancó de las barrancas. Hay que estar atentos a la más ligera imperfección que sirva de refugio, y los tiros se ponen cada vez más picantes cuanto más fino peinemos el accidente.

Acantilados

Cañadón Río los Antiguos
Cañadón Río los Antiguos

A grandes alturas grandes profundidades, por ello los acantilados indican pools o runs muy profundos. Los acantilados funcionan como las barrancas, pero a una escala mayor. Son aguas ideales para pescar con shooting de hundimiento y streamers. También con imitaciones de insectos terrestres que caen desde arriba. Subirnos a ellos, para ver el agua y los peces, es una valiosa oportunidad de aprendizaje.

Tributarios y Brazos Menores

Son ideales a principio de temporada, cuando el río trae mucha agua. Ello se debe a dos motivos: hallar grandes truchas arco iris en alguna instancia del desove, o que muchos peces se refugian allí para escapar de una corriente excesiva y poco confortable. También permite pescar trofeos con equipos livianos o técnicas sutiles. Como ejemplo, los brazos del Limay medio o Collon Cura dan truchas propias de un río grande pero en el contexto de un río pequeño, uniendo lo mejor de ambos mundos.

Spring Creek río Rivadavia
Spring Creek río Rivadavia

Tipo de Vegetación Ribereña

Las costas con Nothofagus (coihues y ñires) aportan chinches y escarabajos, también grillos si el bosque es viejo y abunda la madera podrida. Los pastizales y zonas serranas, son sinónimo de saltamontes. Por un lado las costas de sauces contribuyen con altas cantidades de gusanillos del sauce y pulgones del sauce. Mientras lo primeros son determinantes durante enero y febrero, los pulgones adquieren importancia a final de temporada (marzo y abril).

Cascadas y ollas

Las cascadas funcionan como una obstrucción al transito de los peces, aumentando su concentración, sobre todo durante los runs reproductivos. Las ollas son una versión comprimida de un pozo. Su punto más caliente es donde ingresa el agua, si hay una trucha activa, seguramente se estará alimentando al final de la turbulencia. Una ninfa lastrada, presentada en deriva muerta, es una opción excelente.

Pequeña cascada
Pequeña cascada

Desembocaduras

Son pesqueros ideales para capturar grandes truchas nativas del lago o embalse, que ingresan allí para alimentarse. Muy rendidoras en los extremos del día, descollan con el uso de streamers o ninfas atractoras. El punto caliente es el veril escalón sobre el lago, cubriendo en primera instancia el agua más cercana, para progresivamente pescar a mayor distancia.

Troncos y Boulders (bolsillos de corriente)

Estas obstrucciones generan por detrás un bolsillo o área muerta, donde se refugian las truchas. Allí descansan en el agua calma y comen el alimento que deriva en la costura de corriente a centímetros de su cabeza, logrando una ecuación gasto/beneficio inmejorable.

Paleríos río Ruca Malen
Paleríos río Ruca Malen

Aquí castear directamente atrás de la piedra es un error; el tiro ganador es enfrente del accidente para que la corriente presente la mosca en forma completamente natural. Para controlar el pez y evitar cortes, se recomienda el uso de tippet resistentes.

Remansos

Llamados eddies, son corrientes en recirculación, que corren en sentido inverso al río. Funcionan como trampas o concentradores de alimento, a donde van a parar  insectos (acuáticos o terretres), que quedan dando vueltas como en una calesita. Allí es frecuente ver truchas medianas, picotenado pequeños bocados cerca de la superficie o en la espuma. Se recomiendan emergentes, imitaciones de insectos terrestres ahogados o las siempre rendidoras Soft Hackles.