Didymo en la Patagonia

Didymosphenia geminata es una microalga, específicamente una diatomea bentónica de agua dulce. Se la conoce vulgarmente como Didymo o moco de roca, por el aspecto desagradable a la vista y el tacto. Durante sus blooms poblacionales forma masas que cubren extensas zonas del lecho de los ríos y lagos, persistiendo por meses. De textura fibrosa, semeja papel higiénico sucio y mojado.

Células de Didymo con tallos mucilaginosos
Células de Didymo con tallos mucilaginosos

Fue descripta por primera vez en Escocia en 1899, y desde inicios de siglo XXI se ha propagado como una plaga en distintos cuerpos de aguas del mundo. A la Patagonia llegó en 2010 en la cuenca del Futaleufu, y a lo largo de estos años colonizó nuestras más importantes cuencas como el Limay, Negro, Neuquen, Chubut, Manso, etc… Una vez que ingresa a un ecosistema es imposible erradicarla. Los bloom algales son más frecuentes en ríos dañados por contaminación, represas y desertificación del valle que lo contiene.

Debido a su elevada capacidad invasiva, puede convertirse en plaga en cortos periodos de tiempo. Su presencia afecta notoriamente las aguas continentales, reduciendo la disponibilidad de oxígeno, alterando el pH, la concentración de nutrientes en el agua y disminuyendo la biodiversidad.

Estas consecuencias negativas repercuten en las actividades turísticas y de pesca, así como en la economía y la calidad de vida de los habitantes cercanos.

¿Cómo prevenir su expansión?

Botadura embarcación
Botadura embarcación

En sitios húmedos, en condiciones de baja exposición solar, las células de Didymo pueden sobrevivir hasta más de 40 días fuera del agua. Las botas de vadeo con suelas de fieltro y los porosos waders de neoprene, proporcionan un excelente sustrato para esta sobrevida.

Gran parte de su propagación es causada por el hombre, principalmente mediante equipos de pesca y embarcaciones deportivas. La única forma de controlar su expansión, es por medio de la educación y prevención ; y los pescadores resultan trascendental en esta tarea.

Las reglas básicas de prevención son las siguientes:

  1. Antes de dejar el ambiente, revise y remueva toda presencia visible de algas de su calzado, vestimenta, implementos de pesca y vehículos. Deje todo lo removido en el lugar o si es posible en un tacho de la basura cercano.
  2. Se debe lavar y remojar, por al menos 5 minutos, todo lo que estuvo en contacto con el agua con soluciones descontaminantes.
  3. Procurar secar muy bien las pertenencias que tuvieron contacto con el agua.

Las soluciones descontaminantes pueden ser las siguientes:

  • Agua con cloro: 200 ml de lavandina en 10 litros de agua.
  • Agua con sal: dos tazas de sal de mesa en 10 litros de agua.
  • Agua con detergente: 500 ml en 10 litros de agua.

No devuelva al ambiente el agua que ocupó para lavar. Los vehículos y embarcaciones que entraron en contacto con el agua, deberán limpiarse con una solución desinfectante. Limpie también los neumáticos y la parte baja de su vehículo, si entró en contacto con el agua.

Para interiorizarse más sobre la problemática del Dydimo en Argentina recomendamos leer Reflexión sobre el Didymo y su aparición en el río Rivadavia.