Uso de vehiculos en la naturaleza

  • Elija movilizarse por caminos o huellas consolidados.
  • Evite el tránsito fuera de caminos, especialmente en suelos sitios frágiles o cargados de agua como renovales, mallines y juncales. Tratar de llegar a toda costa con el vehículo hasta el pesquero, tiene malas consecuencias para el ambiente.
  • Por seguridad propia y de los animales, sea cuidadoso con la fauna. Tenga precaución en zonas con abundancia de ciervos y jabalíes, que pueden cruzarse en la ruta, sobre todo en la penumbra. No corra o le toque bocina con el ganado, para no propiciarles lesiones o desbarrancamientos.
  • No transforme el campamento en una playa de estacionamiento. Evite llevar innecesariamente su vehículo hasta la carpa, deteriorando la vegetación y el suelo.
  • Jamás lave su vehículo en las orillas de ríos, lagos u otros cuerpos de agua. Es una práctica que contamina miles de litros de agua. Algo similar ocurre con vadear cuerpos de agua: hágalo por necesidad, no por diversión
  • No altere la paz con gritos, aceleradas, bocinazos o ruidos innecesarios. En las áreas silvestres la radio o la música fuerte están completamente fuera de lugar, y deterioran la calidad de la experiencia en la naturaleza.
  • Hoy está muy de moda utilizar motos y fourtracks para llegar a zonas remotas, muchas veces en grupos numerosos organizada por clubes. Esta actividad, llevada en forma irresponsable, es perniciosa para el ambiente (un ejemplo es el caso de la Península Mitre en Tierra del Fuego).
  • Una experiencia natural poco tiene que ver con romper suelo, espantar fauna, y musicalizar el paisaje con ruidos de motores y escapes libres. Evolucione hacia una travesía a pie o caballo, que le brindarán una conexión infinitamente más intima y profunda. 
  • "Pistear" en la naturaleza, es sinónimo de un alto grado de imbecilidad. Si gusta de esta actividad, realícela en un circuito autorizado.