Higiene al aire libre Patagonia

Los aspectos sanitarios son uno de los temas ecológicos más urticantes y poco tratados. Lamentablemente resulta muy común que en la periferia de las zonas de acampe, se encuentren deposiciones humanas, papeles higiénicos sucios colgados de las ramas como girnaldas y pañales abandonados.

Campamento laguna de Arroyito

Lo mismo sucede con las aguas cercanas, con restos de comida, jabón y vísceras de peces regados por el fondo. Actos que aparte de degradar la sensación de plenitud en la naturaleza y la belleza del lugar, generan una huella ecológica no deseada.

Las heces humanas en determinados ambientes pueden ser un factor altamente contaminate, su manejo debe hacerse de forma responsable. Las técnicas para lograrlo exceden esta nota, pero  les damos algunos consejos.

Para una mejor convivencia, y salvaguardar la belleza natural, aconsejamos seguir las siguientes pautas:

  • Todos los jabones y detergentes, aún los biodegradables, contaminan el agua, dañando a los peces y otras formas de vida acuática. Lave la vajilla o ropa lejos de cualquier curso de agua, con jabón blanco. El agua jabonosa debe echarse sobre suelo que drene, en un lugar apartado y lejos de la vista.
  • Algo similar ocurre con el uso de jabones o shampoo para el aseo personal. Este debe ser realizado usando agua recogida en un balde o una bolsa impermeable de lona.
  • No enterrar ni quemar  la basura. Llevarse de vuelta hasta el último pedacito.
  • No arrojar restos de comida al agua. Por la baja temperatura y la escasez de detritívoros y descomponedores, tarda mucho tiempo en degradarse, afeando el paisaje y generando contaminación orgánica.
  • En áreas sin baño ni letrina, cada persona debe hacer un pozo de unos 20 cm de profundidad (a pala, con las manos o los pies), a por lo menos 60 m de cualquier curso o cuerpo de agua. Luego cubra las deposiciones con el suelo. El papel higiénico debe llevarse de vuelta a casa o quemarse en un lugar habilitado a tal fin (fogón), nunca en el lugar de uso, para evitar incendios. 
  • Use papel higiénico gris, sin impresiones ni perfumes ni blanqueadores.
  • Lávese las manos, pero no en el arroyo o el lago.
  • Cuando se trate de un grupo, excavar una trinchera de unos 30 cm de profundidad y no más de 30 cm de ancho, a por lo menos 60 m del agua, el campamento o el sendero. Luego de cada uso, cubrir las deposiciones con suelo y apisonar con el pie o la palita. Cuando los desechos lleguen a unos 10 cm de la superficie, se llena la trinchera y se la camufla con piedras, ramitas u hojarasca.
  • No orinar cerca del agua, el campamento o los senderos.
  • Las tripas de pescado, deben enterrarse o llevarse consigo de vuelta con la basura. Nunca las abandone en la orilla o las tire al agua. Ensucian el área, facilitando el contagio y/o dispersión de parásitos.