Dentro de los moluscos, lo organismos más importantes son los caracoles. El género más frecuente en la Patagonia es Chilina, caracolillos de menos de 30 mm y concha verde atravesada por bandas laterales más obscuras. Existen numerosas especies como C. gibbosa, C. dombeiana, C. neuquensis y C. patagonica, aunque el taxón se encuentra en plena revisión. Son hervívoros y resultan abundantes en aguas lentas, con cargas elevadas de materia orgánica o vegetación acuática. También se los encuentra en los ríos de tipo freestone, sobre los guijarros cubiertos de algas incrustantes o musgo de los cuales se nutre.

Caracoles del genero Chilina
Caracoles del genero Chilina

Los caracoles acuáticos son un complemento muy importante en la dieta de los salmónidos, sobre todo si escasean otros bocados sustanciosos como grandes crustáceos o peces forrajeros. Sus imitaciones pueden resultar efectivas tanto en profundidad como en superficie. Este último caso se da cuando se agota el oxígeno del fondo de los lagos (generalmente por oxidación) y los caracoles construyen una balsa de mucus y burbujas para poder respirar cerca de la superficie. En esta posición pueden permanecer flotando indemnes por largo tiempo. Vale aclarar que este comportamiento es desconocido en Chilina, y teniendo en cuenta las características oligotróficas de los lagos patagónicos, resulta poco probable que se produzca.

A menudo los caracoles son huéspedes intermediarios de una gran cantidad de parásitos. Es el caso de Diplostomun y Tylodelphys, cuyas larvas se alojan dentro del ojo de los peces, dejándolos ciegos y por lo tanto muy vulnerables al ataque de las aves ictiófagas (sus huéspedes definitivos). Este agente es uno de los responsables de las truchas ciegas (con los ojos blancos), flacas y casi negras que con cierta frecuencia aparecen en las costas de lagos y embalses.

En ríos donde abundan, las imitaciones de caracoles se pescan con la técnica clasica de ninfas en deriva muerta, con indicador. En lagos y lagunas, se los presenta con delicados stripeos, o haciendo "ochos", cerca del fondo.

Disponibilidad: deriva (de comportamiento o catastrófica) en ríos donde abundan. En lagos y otras aguas lentas, son cazados sobre el fondo o la vegetación.

Posibles imitaciones:

  • Profundidad: Peacock Snail o Ice Chenille Snail negro entre anzuelos Nº 6 y 10 (1X o 2XL)
  • Superficie: Peacock Snail Flotante (idéntico al anterior, pero con un bajo cuerpo de foam) en anzuelos de mosca seca entre Nº 8 y 10.