Cuencas endorreicas de la Línea Sur

Vertiente: 
Cuenca Endorreica
Superficie Total: 
20.000 km²
+
Click para abrir un mapa mas detallado

Atravesando la provincia de Río Negro, siguiendo su eje longitudinal de este a oeste, encontramos una gran cantidad de pequeñas cuencas endorreicas y arreicas, en forma de manantiales, arroyos y lagunas. Un área enorme de 20.000 km², muy pobre en precipitaciones (entre 150 y 300 mm anuales), donde la mayoría de los cursos resultan temporarios. Una región que supo conocer tiempos de "pesca dorados", pero en la actualidad se encuentra muy comprometida por el calentamiento global.

Mapa Línea Sur

Justamente se denomina Línea Sur, al eje de circulación que va de San Carlos de Bariloche a San Antonio Oeste, uniendo la Cordillera de los Andes con el Mar Argentino. El mismo es antiquísimo, y sigue un escalonamiento de aguadas, que formaban importantes rastrilladas puelches y tehuelches.

Las cuencas endorreicas de la Línea Sur se generan por escurrimiento de varias mesetas, que funcionan como gigantescos colectores de las precipitaciones que allí caen. Si bien resultan muy escasas, como el suelo está formado fundamentalmente por rodados, el agua penetra fácilmente evitando la evaporación.

Entre las mesetas, las más importantes son Somuncura, Media Luna y Carilaufquen. Cabe destacar la importancia de la meseta de Somuncura, que constituye una "isla" desde el punto de vista biogeográfico, y posee grupos endémicos de anfibios y reptiles que otorgan gran importancia al área (generando un creciente crecimiento del ecoturismo). A pesar que fue declarada Área Natural Protegida, en la práctica no se llevaron las acciones necesarias para su preservación. Somuncura es una voz mapuche y significa “piedra que habla”, en relación al sonido que genera el viento al golpear las rocas basálticas.

La desértica y ventosa Línea Sur, posee una enorme amplitud térmica, que en su parte central registra mínimas de hasta -35 °C en invierno y máximas de hasta 30 °C en verano. Poco conocida, por no estar incluidas en circuitos turísticos tradicionales, muchos ambientes poseen truchas arco iris que han sido introducidas hace varias décadas con diferentes fines (turísticos o de explotación acuícola).

A ellas se les agregan numerosas especies autóctonas, entre las que destacan el pejerrey patagónico y mojarra (traslocados) y la mojarra desnuda (nativa).