Río Santa Cruz

Ubicación: 
centro de la provincia de Santa Cruz.
Accidente: 
Río
Origen del nombre: 
descubierto accidentalmente en 1520 por Magallanes, en medio de una terrible tormenta. Según Antonio Pigafetta la salvación fue encontrar un lugar seguro (el estuario), y el bautismo rinde honor a la Santa Cruz que les permitió amanecer a un nuevo día.
Superficie: 
de la cuenca 29.685 km² (sin contar al río Chico).
Longitud: 
383 km.
Caudal: 
698 m³/seg de media anual, 278 m³/seg (setiembre) y 1278 m³/seg (marzo). Su registro máximo fue de 2257 m³/seg. (marzo de 1955).
Ubicación: 
centro de la provincia de Santa Cruz.
+
Click para abrir un mapa mas detallado

Los Hielos Continentales Patagónicos, ubicados en la frontera argentino chilena, son los terceros más extensos del mundo tras la Antártida y Groenlandia. Y los mayores con acceso terrestre y carácter continental no polar. Una gigantesca masa de casi dos millones de hectáreas que en su derretimiento escurre hacia ambos océanos. Los derrames al Atlántico discurren exclusivamente a través del enorme río Santa Cruz, en medio de una estepa semidesértica extremadamente agreste y solitaria, que Darwin bautizó como “tierra maldita”.

Steelhead gigante
Steelhead gigante

El mosquero que guste de las emociones fuertes tiene en el río Santa Cruz un gran desafío. Razones sobran; en primer lugar toparnos con arco iris anádromas (atlantic steelheads) en un torrente gigantesco de aguas glaciarias cuya transparencia rara vez supera los 50 cm. A ello, se le suma un curso poco conocido y explorado, que lamentablemente se encuentra muy amenazado por dos futuros emprendimientos hidroeléctricos.

Mientras el grueso de los cursos patagónicos poseen crecidas invernales y estiajes veraniegos, el Santa Cruz funciona en forma inversa. Su mayor caudal se da con la licuación veraniega de los glaciares, mientras en invierno con el congelamiento de sus nacientes se reduce a un cuarto de su volumen (leer: Influencia de los Glaciares). Comienza a crecer en octubre, alcanza su picó de caudal en marzo, para comenzar un abrupto descenso a partir de mayo. Estos pulsos anuales son relativamente regulares, debido a la homogeneidad de la cuenca de aporte, y que el caudal depende principalmente de la diferencia térmica interanual. Durante mayo, concordante con el final de la temporada, pueden darse nevadas de dos o tres días que tras el deshielo pueden provocar variaciones de hasta 0,7 m en un solo día.

Primer laberinto río Santa Cruz

El Santa Cruz es el río más caudaloso de la Patagonia Austral, y el segundo en caudal a nivel patagónico, después del Río Negro. Nace en el extremo este del lago Argentino y desemboca formando un amplio estuario en el Océano Atlántico. Se trata de un río completamente alóctono, con unos pocos tributarios menores en su recorrido. Solo son relevantes el río Bote y el cañadón Yaten Guajen, ambos con caudales permanentes, y una población de truchas arco iris residentes.

El ancho del Santa Cruz aumenta en el curso superior, para luego decrecer en el sector medio y alcanzar su máximo en la zona de Piedrabuena. Salvo los Laberintos y el sector inferior, varía entre los 100 y 500 m. A la altura de su mayor isla, conocida como Pavón, supera los 1000 m de ancho. Si bien en sus vaguadas más importantes puede superar los 10 m, se trata de un río relativamente bajo en relación a su envergadura, con muchos bancos y un canal principal de 3 a 4 m de profundidad promedio.

El valle que lo contiene, delimitado por grandes mesetas, va de los 3 km de ancho sobre su nacimiento hasta los 15 km en su desembocadura. Estas últimas generan imponentes bardas, muchas con impresionantes caídas a pique sobre el río, que dan lugar a pozos de espléndida belleza. Debido a que el río discurre con una pendiente poco variable en todo su recorrido, 53 cm por kilómetro, el régimen y estructura del río Santa Cruz es bastante similar en todo su recorrido. Igualmente se destaca por su gran cantidad meandros de radios muy variables, más abundantes y cerrados donde el valle se abre y pierde pendiente.

Steelhead del río Santa Cruz

Su lecho, está compuesto arena, arcilla, y un pedregullo fino que con el roce pule las puntas de los anzuelos como esmeril. Aunque la transparencia indique lo contrario, en los tramos medios y lentos, presenta una gran cantidad de musgos sobre el fondo. Sus gélidas aguas, poseen una temperatura muy estable, con promedios en la temporada de pesca que oscilan entre 5 y 7 ºC. La velocidad de la corriente varía entre 1 y 2 nudos, siendo máxima en sectores de corredera.

El Santa Cruz posee la primer población autosostenible conococida por la ciencia de truchas steelheads en el océano Atlántico, de allí que se la conozca mundialmente como atlantic steelhead. Un pez que por su peculiar comportamiento (múltiples reproducciones durante su vida), generó un gran interés científico que se refleja en numerosos estudios del Grupo GESA.

Existen numerosas especulaciones con respecto a la población de arco iris anádromas, que crece año a año, en número y tamaños máximos. Mientras algunos piensan que los runs son exiguos por la escasa cantidad de piques, otros piensan que es gigantesco. Si en un curso pequeño y de aguas transparentes lograr la captura de una steelhead siempre es dificil,... ¡cuantas tiene que haber para tener piques en un río turbio y gigantesco!

Tropilla de guanacos a orillas del Santa Cruz

La mayoría de los ejemplares de steelhead oscilan entre 2,5 y 6 kg., con portes máximos que superaron los 10 kg. Aunque nadie las tenga en cuenta, también existen truchas arco iris residentes de entre 300r y 800 gr, que alcanzan un máximo de 1,5 kg. Completan el panorama percas, truchas de lago y enormes salmones chinook que rara vez son capturados en su viaje a la cuenca alta para desovar (ver río Caterina). En los últimos años se están pescando sea trouts, en forma esporádica aunque en números crecientes.

El Santa Cruz es un enorme torrente donde los largos lanzamientos, el clima hostil y los piques espaciados (uno ó dos por día se consideran buena suerte), ponen a prueba la técnica y la paciencia del pescador más curtido. En un río tan homogéneo, detectar estructuras de sostén es clave para hallar los peces. Entre sus múltiples estructuras anatómicas sobresalen tres: correderas, puntas y remansos. Las correderas no son un lugar de descanso, sino un sitio de paso y no se insiste en un punto: se cubre agua con regla y compás. Un tiro, dos pasos, un tiro, dos pasos y así sucesivamente.

Las puntas si son un lugar de reposo y hay que insistir más. Dos o tres tiros y un paso pequeño. La zona caliente, se ubica en la línea imaginaria entre la correntadita de la puntilla y el veril del canal. Las bahías o remansos son también muy buenas, sobre todo a su entrada y salida, donde la corriente permite que la mosca derive adecuadamente.

Steelhead tamaño mediano
Steelhead tamaño mediano

Estos sectores se pescan con la dedicación de las puntillas y vale rotarlos varias veces, porque entran y salen steelheads permanentemente durante la remonta. Un detalle a tener muy en cuenta son los cuidados en el vadeo, ya que las traicioneras aguas glaciarias que impiden ver donde se coloca el pie.

 

Como en todo río glaciario las mejores condiciones se dan con clima frío y poco deshielo (aguas bajas y cristalinas). El caso contrario, un verano cálido con mucho deshielo o rompimiento de glaciares, generan aguas altas y de muy baja visibilidad. Violentos vendavales o aguaceros sobre la estepa, que arrastren tierra o sedimentos, también generan estas condiciones adversas.

Tramos del río Santa Cruz

Por anatomía este río puede dividirse en 3 sectores:

  1. Río Santa Cruz superior, desde su boca en lago Argentino hasta el Primer Laberinto: 70 km.
  2. Río Santa Cruz medio, desde el Primer Laberinto hasta Puente Viejo: 250 km.
  3. Río Santa Cruz inferior, desde Puente Viejo a la desembocadura en el océano Atlántico: 63 km.
Pesquero la suerte santa cruz
Pesquero la suerte santa cruz

1- Este primer tramo fue, estructuralmente, el más influenciado por las glaciaciones del cuaternario, y el que presenta la mayor sinuosidad y complejidad hidrológica. Ello determinó la formación de los conocidos Laberintos, los accidentes más importantes del Santa Cruz, donde se generan verdaderos deltas interiores llenos de canales e islas (de allí su nombre).

El Segundo Laberinto, el más próximo a la boca sobre el lago Argentino y coincidente con la junta del río Bote, es un gran meandro hacia el oeste que encierra numerosas islas, entre las que se destaca por su tamaño la isla Silva. El extremo de esta vuelta se halla unido a una laguna de aguas claras llamada Grande. Unos 20 km aguas abajo se llega al Primer Laberinto Laberinto 1, ubicado a a unos 70 km de las nacientes.

En temporada de pesca, este tramo solo ofrece pesca de truchas arco iris residentes y bocones (trucha de lago), ya que las steelheads rara vez llegan allí antes del 31 de mayo. En caso de modificar la reglamentación y permitir la pesca de invierno como en EE.UU., salvando lo durísimo del clima, podría transformarse en un punto verdaderamente rendidor.

Gran steelhead rio Santa Cruz

2- Pasado el Primer Laberinto el cauce se simplifica, la sinuosidad se torna moderada y el río comienza a correr más encajonado. Ello determina un incremento en la profundidad y la velocidad de la corriente. El sector medio, el más extenso de todos, poseen afluentes o cañadones estacionales generados por las precipitaciones. Por margen norte, se destacan los cañadones del Mosquito y de Vera (provenientes del cerro Fortaleza) y el arroyo El Lechuza (que drena el cerro Catedral, a 863 m.s.n.m). Se suman el arroyo de las Cuevas, emisario del arroyo Cordero, y los cañadones el Yaten Guajen, el Kolian Kaike y Grande. Salvando el Yaten Guajen de caudal anual constante (1 m³/seg), el resto únicamente hacen aportes en época de lluvias.

Se trata del tramo más consistente en cuanto a capturas, sobre todo entre principios de abril y mediados de mayo. Aquí el río se presenta como un canal único más encajonado, con pocas islas, predominio de runs, correderas, bancos piedra bola y una estructura más fácil de interpretar. Aparte cuenta con una ventaja sustancial: las steelheads permanencen más tiempo en sus sitios de descanzo, en la medida que ascienden hacia las camas de desoves ubicadas entre La Barrancosa y la confluencia con el río Bote. Lo opuesto que el tramo inferior, donde por el stress que genera el cambio osmótico (paso de agua salada a dulce), y remontan más rapido, disminuyendo las posibilidades de contacto. Aquí es común capturar steelheads agrisadas con su banda lateral bien coloreada, como síntoma de la madurez sexual propia de varias semanas en el río.

Lucha steelhead en el río Santa Cruz

El Santa Cruz medio es un tramo largo, extremadamente solitario, solo accesible por estancias o con largas navegaciones. Entre los pesqueros más famosos sobresalen Los Plateados, San Ramón, La Barrancosa, Puesto Rodrigo, Los Guindos, con enormes pools, y numerosas confluencias de cañadones que aumentan la heterogeneidad ambiental, generando muy buenos sitios de reposo. Las pocas islas existentes, salvo la del km. 237 que divide el cauce en dos, se encuentran adyacentes a las costas y separadas por canaletas que quedan en seco durante el estiaje invernal.

3- Resulta el tramo más accesible, pero también el que recibe la mayor presión de pesca por la cercanía a los poblados. La orilla norte resulta la más impactada por el camino y las numerosas chacras linderas. Por el contrario la orilla sur solo es accesible con una embarcación, o tras largas caminatas desde el puente de la Ruta 3.

Tras la última estrechadura del río correspondiente a Puente Viejo, cambia de plano adoptando un patrón de llanura, muy rico en estructura y con numerosos canales e islas. Una vez que el río pasa la ciudad de Cdte. Luis Piedra Buena adquiere un carácter netamente estuarial (fluviomarítimo). Aquí se torna cada vez más ancho, hasta alcanzar los 4,5 km en Punta Beagle donde confluye con el río Chico. Aguas abajo, entre cañadón Quemado y punta Reparo, se ubica el puerto de Santa Cruz.

Atardecer en el río Santa Cruz.
Atardecer en el río Santa Cruz.

Los pesqueros más famosos del Santa Cruz inferior son Puente Viejo, La Suerte, Puntas Verdes, el Alambre, la Chacra Municipal, el Pozón de Uhrig, el Pozón de Garrido o La Chanchería: “estaciones de parada” que incrementan la probabilidad estadística de una captura.

Aquí la influencia mareal es determinante con sicigias que superan los 12 m, en tanto que las de cuadraturas llegan a 7,65 m. Según los lugareños, los mejores resultados con las steelheads se obtienen en las tres primeras horas de bajamar y las primeras dos horas de pleamar. El peor momento es durante la parada de aguas (marea plena), cuando el río se embalsa y puede subir entre 50 cm y 1,5 metros hasta unos 5 km aguas arriba de la ciudad. Esto es un detalle crítico para aquellos que vadean profundo o dejan sus pertrechos en la costa, ya que un descuido puede significar un gran susto o la pérdida de equipamiento valioso.

De ser posible, lo ideal es visitar el pesqueros con mareas de sicigia, ya que cuanto mayor es la pleamar más nutridos son los cardúmenes de steelheads que ingresan al río durante el run otoñal, a los cuales es posible ver lomeando por el centro del río.  El período más apropiado para el Santa Cruz inferior se extiende entre mediados de febrero y mediados abril. Más tarde, el grueso de los cardumenes ya pasaron a aguas arriba.

Sea trout río Santa Cruz

Pesca con mosca: equipos

Un río grande con truchas grandes, es un ámbito donde las cañas de dos manos ofrecen grandes ventajas. Ello no quita que sea accesible a cañas de una mano, sobre todo tratándose de casters experimentados, brindando una impresionante sensibilidad en la lucha. Pero con viento y sobre todo si disponemos de poco tiempo, un equipo de dos manos es una herramienta más eficiente, sobre todo con moscas pesadas.

Esta modalidad nos transporta a regiones completamente inaccesibles a las cañas de una mano: líneas de entre 450 y 700 grains, moscas tubo de hasta tres gramos, y una mayor regularidad y distancia en los lanzamientos. La medicina que requiere la steelhead: tiros largos, pasadas profundas y estar la mayor cantidad del tiempo con la mosca en el agua. Lo que los americanos llaman con extrema lucidez “the casting game” (el juego de los tiros).

Para ello la herramienta más indicada es una caña rápida (estilo escandinavo) de 12,5 a 14 pies para líneas entre Nº 7 o 9. Las líneas más efectivas son los shooting tapers de hundimiento III al IV (dependiendo del sector y altura del agua). El líder, muy simple, se compone de un solo tramo de 1,5 m con un tippet del 0,35 mm. Este equipo permite tirar tanto underhand como overhead, si disponemos espacio atrás para volar la línea. En overhead se obtienen tiros parejos de 28 a 35 metros sin demasiado esfuerzo; lo que podríamos denominar una acción de pesca realmente consistente.

Río Santa Cruz inferior, inicio de la ría

Otra opción que gana adeptos son las líneas skagit con cuerpos de flote o intermedios, y una selección de tips de hundimiento (mow y T14/17) en largos variados que permitan adaptarse a cada pesquero.

Pensando en equipos de una mano lo ideal es uno pesado (Nº 7 al 9) de butt potente, acción rápida de 9 a 10 pies de longitud. Las líneas deben ser shootings integrados de 250 o 350 grains o mejor aun S.T. de hundimiento V al VII acompañados de corredor de monofilamento de 0,45 a 0,50 mm, que incrementan la distancia de tiro y mejoran el control en derivas largas. El reel debe ser large arbor, con un buen registro de freno y almacenar no menos de 100 m de backing de 20 libras. Lo completa un leader anudado de 1,2 a 2 m de largo, rematado en tippets entre 0,30 y 0,35 mm.

Elección de las moscas

En materia de moscas, las reinas del Santa Cruz son las rabbits: una suave tira de conejo ondulando en la corriente resulta un gatillo irresistible para las steelheads. Streamers de 7 a 11 cm, que hundan rápido, se vean bien y puedan encender la agresión de los peces al sentirse invadidos en su espacio. No necesariamente tienen que ser siempre grandes, y conviene variar el tamaño según la transparencia del agua y las respuestas.

Steelhead fresca del Santa Cruz inferior

Pescando con cañas de una mano, donde el peso de la mosca es un serio limitante, hay que minimizar el uso del material. Ya que todo exceso implica cast más forzados, cortos y menos hundimiento. En este caso descolla una tira de conejo de cuero fino como papel y pobre en pelo, con tres vueltas de hackle de slappen y ojos de cadena de 3 mm. Simple, movediza, y de hundimiento muy rápido por la facilidad con que colapsan estos materiales.

Otras modelos muy efectivos son tubos, Intruders o Moal que permiten concretar piques cortos por su anzuelo retrasado. Con el negro o púrpura como colores base, son los que mejor contraste generan, junto a hackles de marabou o slappen azul, naranja, rosa o fucsia fluorescente. Como trailers, los anzuelos tipo Chinu Octopus (Nº 2) resultan excelentes, soportan muy bien el roce del pedregullo del fondo y se reafilan fácilmente con una lima.

Técnicas de pesca con mosca

Las principales dificultades que ofrece el Santa Cruz son su enorme tamaño, aguas de visibilidad limitada y la complicada lectura de sus aguas. De allí que nuestra primera impresión sea la de oscultar un pajar en busca de una aguja, con una mosca que se nos antoja un punto ínfimo en un mar de aguas esmeraldas.

Puesto Rodrigo, Santa Cruz Medio

En este contexto se impone un prospecting en los pesqueros que se creen más rendidores. La clave pasa por el telegrafiado del fondo, pescar siempre en relación a esta estructura como en sistema braile. Es indispensable adquirir una sensibilidad fina (como un ciego con su bastón) que nos permita ir rápido hacia el fondo, sentir todo lo que hace la línea y la mosca. Sin dudas se trata de una pesca muy enfocada, de alta concentración, completamente distinta a un río de agua clara tipo Limay, donde una trucha ve a muchos metros y trabajamos con un swing que presenta la mosca más veloz y de perfil.

Piensen en una atalntic steelhead ubicada a 1, 5 o 2 metros de profundidad, encerrada en una "caja" donde su visibilidad no supera los 50 cm. La mosca debe entrar en ese espacio tridimensional, retenida, de cola, y una vez allí ondular, pulsar lentamente sin salirse, generando un estímulo sostenido. Peinándoles la ñata como en el irritante juego infantil “el aire es gratis, yo no te toco...”.

Con líneas de tipo shooting taper y cañas de una mano la técnica básica consiste en lo siguiente: se tira bien largo a 90º, plegando sucesivamente la cola del shooting mientras dejaba hundir todo flojo pero controlado. La idea es llegar a los 45º de deriva, con un correcto ángulo de todo el conjunto, con la mosca nadando primero, levemente retenida y un poco más profundo en escalón. Con el pivote de un vadeo profundo, a partir de los 45º se comiena a mover la mosca con estripadas lentas, y peinando el streamer bien lento sobre el peralte del veril: la zona más caliente de pique.

Chinook río Santa Cruz

Con equipos de dos manos y líneas más pesadas se castea aguas abajo en un ángulo de 70º o 60º, se deja hundir y a 45º se stripea o se bombea muy suave en un swing controlado. El tiro ideal es aquel en el terminamos rozando al final. Si enganchamos enseguida, se tira más inclinado aguas abajo o se pone una mosca más liviana. Si no llegamos al fondo se tira más aguas arriba, se deriva hasta 45º con la línea absolutamente floja y se eligen moscas más lastradas.

En ambos casos el pique se da como una suave retenida de la línea, difícil de detectar, entre 45º y 20º de la costa. Solo en forma ocasional los pique son más agresivos o perpendiculares a la costa.

Intentos con los salmones chinook

Con el correr de los años las corridas de esta especie se están volviendo cada vez más multitudinarias en el río, como lo muestran los estudios con redes. Salvo violentas conexiones que terminaron en corte, na existieron capturas de esta especie. Los únicos piques se dieron con equipos de spinning pesado y cucharas voladoras muy pesadas.

Casteo al atardecer en el Santa Cruz

Una posible explicación es que mientras una parte sustancial del run de arco iris remonta copiando el veril costero, los chinook lo hacen por el centro del canal donde la modalidad de momento es inviable.

Accesos

  • Santa Cruz superior: para llegar a Charles Fuhr se parte de El Calafate por la R.P. Nº 11. Tras 32 km de marcha se llega al desvío de la R.N. Nº 40. Cinco km más adelante se alcanza el puente. Para llegar a la desembocadura del río Bote se sigue por la R.P. Nº 11 sin desviarse (10 km más).
  • Santa Cruz inferior: se pesca en las cercanías de Cdte. Luis Piedra Buena (Isla Pavón). Dicha población se encuentra a 235 km de Río Gallegos y 538 km de Comodoro Rivadavia. En ambos casos los caminos son de pavimento en muy buen estado.

Moscas Recomendadas

Poblados Cercanos

Las distancias están tomadas en línea recta desde el punto marcado en el mapa, por lo tanto son orientativas y menores a las distancias a recorrer por ruta.
de

Ámbitos Cercanos

Las distancias están tomadas en línea recta desde el punto marcado en el mapa, por lo tanto son orientativas y menores a las distancias a recorrer por ruta.
de

Artículos Relacionados