Río Pico

Colaboraron con información para este árticulo: Raul San Martín , Germán Finara y Luis Brunt
Ubicación: 
centro oeste de la provincia de Chubut.
Accidente: 
Río
Origen del nombre: 
en reconocimiento al Ingeniero Octavio Pico Burgess (1837-1892), por la gran colaboración que prestara al Perito Moreno en el trazado de límites argentino-chilenos.
Superficie: 
2444,2 km².
Longitud: 
65 km.
Caudal: 
medio anual 40 m³/seg.
Ubicación: 
centro oeste de la provincia de Chubut.
+
Click para abrir un mapa mas detallado

Este curso nace tras la unión de numerosos arroyos que confluyen a unos 50 km al este de la frontera con Chile. Entre ellos se destacan el Tromen-Co, Las Mulas y Morales, nutridas nurseries de truchas arco iris y marrones. A la altura del pueblo Río Pico, se le unen dos tributarios que lo definen como un río de mayor importancia: los arroyos Campamento y Jaramillo (pesqueros que pueden volverse interesantes con aguas altas).

Trucha marrón río Pico
Trucha marrón río Pico

Una de las principales características del Pico es la notable variaciones de su estructura anatómica, a medida que evoluciona en el valle que lo contiene. Contra lo que la lógica indicaría, en sus tramos superiores se define como un curso casi de llanura, mientras se transforma en un típico de montaña en sus tramos inferiores al momento de adentrase en la cordillera. Por ello se lo divide en los siguientes tramos:

  • Río Pico Superior.
  • Río Pico Medio (zonas de la Pastera, Canales y Confluencia).
  • Río Pico Inferior.

RÍO PICO SUPERIOR

Este tramo se ubica entre sus nacientes y el valle del Lago Nº 3, al inicio de la Pastera. Esta última, ubicada en el campo del poblador Nuñez, se llama así por ser un valle muy fértil en el que cosechaban grandes cantidades de pasto para el invierno.

Quietos del Río Pico

El Pico inferior responde a un patrón de llanura, con flats profundos cubiertos de algas y correderas esporádicas. Sus costas muestran barranquitas entrecortadas y densas murallas de sauces mimbres imposible de atravesar. Estos han proliferado en tal proporción, que lo vuelven impescable en casi toda su extensión (se veda a sí mismo). Además con sus raices taponan el flujo de agua, favoreciendo el desarrollo de algas, aguas lentas y profundas. Por esta causa sólo es visitado en unos escasos puntos (como el caso del poblador Mayer), y en su mayor parte se encuentra poco explorado.

Allí la moderada pendiente del terreno facilita la formación de pequeños brazos, que se pierden entre los mimbres hasta hacerse casi invisibles. Muy waltonianos y complejos de pescar, propician divertidos intentos a pez visto.

El Pico superior posee una enorme cantidad de truchas arco iris de 200 a 700 gr, ideales para equipos livianos y mosca seca. Esta situación se ve favorecida por la abundante vegetación costera, que ofrece una sólida barrera contra el viento. Los aficionados más observadores pueden dar con peces de buen porte (especialmente marrones de entre 1 y 2 kg) y tentarlos de manera extremadamente sutil.

Foto: 
Luis Brunt
Trucha marrón Canales del Pico

RÍO PICO MEDIO

Este corto tramo, pero riquísimo en estructura por su particularísima morfología, es sin dudas el más atractivo del río. Se extiende entre la Pastera y la confluencia con el Río las Pampas. En ella se destacan aguas lentas muy vegetadas, una densa red de canales de fondo barroso y aguas oscuras teñidas de ácidos húmicos. Ello se debe a que el río Pico, taponado de sauces, revienta a su derecha sobre la llanura aluvional del fondo del Lago 3.

Su parte superior corresponde a los canales de Héctor Nuñez, donde el Pico se divide por primera vez en innumerables brazos menores y spring creeks que se originan de mallines y menucos. Bajos, pantanosos y con una excelente población de truchas, y se trató de uno de los pesqueros favoritos en la Patagonia de Leigh Perkins de Orvis.

Ya en el campo de Pube/Solis, los canales se fusionan formando uno grande y profundo, y otros secundarios de menor envergadura. Los mismos son excelentes para secas y ninfas, lanzando aguas arriba agachados desde las barrancas, aunque teniendo en cuenta que es una zona abierta donde los vientos suelen dificultar las presentaciones. En estas condiciones las imitaciones de ninfas de odonatos o secas de tipo Western pueden hacer la diferencia.

Canales de Pube, Río Pico

Cerca de la Confluencia, en la zona de Pube/Solis, se encuentran los famosos Quietos (grandes y chicos). Se trata de claros entre taponamientos de sauces, profundos, de corriente mínima y con mucha vegetación sumergida: verdaderas peceras donde se ven patrullar arco iris de buen porte pero muy dificles de engañar. Se trata de pesqueros técnicamente muy complejos: por un lado requieren de presentaciones extremadamente precisas (dificultadas por el viento) en espacios reducidos y tippets finos, y por el otro las algas propician los cortes.

Llegando a la zona de Confluencia una singularidad es que los canales del Pico, que llevan el grueso del caudal, desembocan en el río Las Pampas. Y luego, el engordado río las Pampas, desemboca en el mermado canal principal del Pico. A partir de allí comienza el tramo inferior del río Pico.

Este muy bien poblado tramo, ofrece excelentes chances a trucha vista con ninfas y secas. Los portes corrientes oscilan entre 300 gr y 1,2 kg, dándose cada tanto con trofeos realmente importantes, especialmente bajo la forma de truchas marrones de 1,5 a 2,5 kg.

RÍO PICO INFERIOR

Río Pico llegando a los cajones
Río Pico llegando a los cajones

En la sección inferior el Pico adopta una conformación típica de un freestone cordillerano, con un constante intercalado de pozones y correderas rápidas . Su lecho gana pendiente y se vuelve cada vez más rápido y pedregoso La vegetación ribereña se ralea y los escasos sauces se recambian por lengas. En los sitios donde el río cava barrancas bajo los árboles termina por precipitarlos a sus aguas. Los tronquedales así formados, resultan puntos de acecho muy solícitos para las truchas.

Pasada la zona de Confluencia, el Pico notablemente crece con el aporte de los ríos Nilson, Las Pampas, Píldoras y Encanto. La falta de un lago en su cabecera se hace evidente sobre sus márgenes, características de un río que varía notablemente su caudal a lo largo del año. Aguas abajo de la Gendarmería (en lo del poblador Justo), el Pico tiende a dividirse en pequeños brazos que mueren en la espesura y forman lagunillas interconectadas (pequeñas, muy arboladas y con abundante vegetación acuática). Estas son el hogar de buenas marrones afectas a tomar moscas secas.

Poco antes de llegar a la frontera, e inmediatamente después de la confluencia con el río Píldoras (de aguas blancas y escaso valor piscatorio), se suceden los Cajones del Pico: el Cajón Chico o superior y el Cajón Grande o inferior. Ambos son formaciones basáltica que alterna pozones profundísimos con rápidos potentes. Este sitio es uno de los más codiciados, ya que brinda truchas de buen tamaño y los promocionados chinook o king salmon. A partir de allí recibe el aporte del río Encanto, y aumenta progresivamente su pendiente hasta que atraviesa la frontera (entre los hitos NºVI-40 y VI-41), donde cambia su nombre por Figueroa.

Río Pico Inferior

El Pico inferior posee una población de salmónidos sumamente numerosa, en su mayoría arco iris de 300 gr a 1 kg. Menos abundantes, las marrones desarrollan portes sensiblemente mayores, y los mejores ejemplares se capturan con streamers en pozos profundos al filo de ladeas rocosas. De esta manera pueden capturarse ejemplares de entre 1,5 y casi 3 kg de peso.

Interacción entre marrones y chinnoks

El Pico es uno de los pocos ríos patagónicos remontado por chinooks, el mayor de los salmones del pacifico. En el Pico las corridas se detienen en la confluencia con el Río Pampas, y muy esporádicamente remonta este último hasta la altura del vado en el poblado de Atilio Viglione.

Con tallas promedio de 7/8 kg, se han capturado ejemplares de más de 20 kg en la zona de los Cajones. Si bien la mayoría han sido cobrados con enormes cucharas voladoras en tándem (spinners Nº 4 ó 5) y equipo de spinning pesado, varios aficionados que se dieron el gusto con mosca. Es común que toreen streamers grandes, y que en la maniobra se roben del morro o el cuerpo. Si bien el grueso de la remonta se produce entre mediados de diciembre y fines de enero, las mejores chances con mosca se dan con el río bajo a partir de febrero/marzo: el período en que los salmones se estacionan sobre las correderas más bajas. Lamentablemente, para esta fecha su condición se encuentra deteriorada, quitándole la mayor parte de su atractivo.

Salmón chinook río Pico

Pescando con ninfas era frecuente que se capturaran salmones chinooks juveniles, que normalmente son confundidos con pequeñas truchas arco iris. Ambas pertenecen al género Onchorrynchus y se los distingue porque los kings poseen una aleta anal de base larga  de 13 a 19 radios (las arco iris no superan los 12 radios).

Muy abundantes una o dos década atrás, desde hace unos 4 o 5 años la población actual de chinnoks del lado argentino ha disminuido hasta casi desaparecer. Fenómeno que aún no se sabe si es natural, o atribuible al hombre (pesca dirigida o barreras en el río).

Muchos conocedores de la zona vislumbraron una relación muy negativa entre truchas marrones y salmones chinook. La disminución de las marrones grandes del Pico inferior puede deberse a varios fenómenos:

  • Fueron desplazadas por lo chinnoks, peces más grandes y agresivos. Algo crítico en un río pequeño donde los espacios a compartir son más puntuales.
  • Los pescadores de spinning que iban tras los chinnoks, especialmente en la zona de los Cajones, deprimieron notablemente sus poblaciones.
  • Ambos efectos combinados.
Marrón residente Río Pico

Afortunadamente con menos salmones y pescadores en su busqueda, sus poblaciones están en recuperación. De hecho muchos baqueanos consideran que la actual abundancia de buenas marrones del Pico Medio y el Lago Nº 3 es consecuencia de un éxodo forzado aguas arriba, buscando aguas sin presencia de chinnoks.

Aporte de alimento

En los sectores de corredera abundan en sobremanera los insectos de aguas rápidas como efímeras (Penaphlebia y Meridialaris), tricópteros de estuche y numerosas especies de plecópteros, entre los que se incluyen ejemplares de la familia Diamphinoidae (los adultos, de color amarillo intenso, superan los 55 mm). También proliferan los caracoles y dípteros.

Los tramos de aguas lentas (canales, flats, brazos muertos y lagunas interconectadas) ofrecen una gran diversidad de bocados, aunque representados por especies distintas. Aquí sobresalen las ninfas de odonatos (libélulas y aguaciles), mayflies de los géneros Baetis y Metamonius, tricópteros, coríxidos e infinidad de quironómidos y anfípodos (tremendamente numerosos entre las algas o las raíces descubiertas por la corriente).

Pescando canales menores

La prolífica reproducción natural pone a disposición una gran cantidad de juveniles de trucha. De allí que sus imitaciones sean una de las claves para la captura de buenas marrones.

El aporte de insectos terrestres puede ser de importancia, especialmente por parte de pulgones, en los sectores con abundantes sauces, o tucuras, en las barrancas cercanas a mallines y pastizales. Se le agregan coleópteros y chinches, en sitios con riberas cubiertas de nires.

Pesca con mosca: técnicas y equipos

En este curso una caña Nº 4 ó 5 de acción rápida resulta la más versátil para intentar con moscas secas y ninfas. Es determinante que sea buena para el roll cast; detalle crítico en sectores muy cerrados o azotados por vientos fuertes. En cuanto a las líneas, la más utilizada es una flotante, complementada con un par de polylíderes con distintas tazas de hundimiento. Los S.T. también se vuelven muy necesarios en los profundos pools del Pico inferior, al momento de buscar marrones grandes con streamers.

Destacamento Gendarmería Paso de Río Pico

Tras los chinook, una caña Nº 8 resulta lo mínimo recomendable. El tipo de línea dependerá de la profundidad en que se ubiquen (entre II y IV). Los líderes de alrededor de 1 m de largo se rematan con tippets no menores a un 0,40mm (lo mínimo para aguantar sus enormes cuerpos en la corriente). 

Todo el Pico resulta sobresaliente para moscas secas, aunque la falta de reparo y el viento excesivo complican los intentos. Sin embargo, una jornada calma combinada con una eclosión puede brindar una experiencia inolvidable. Usando imitaciones de tucuras, atractores de tipo Western o Tarantula (Nº 6 al 10), suelen subir marrones realmente buenas. Conviene concentrar los esfuerzos debajo de los sauces y en los socavones de las barrancas; sus escondites preferidos.

El Pico inferior es uno de los ríos más calificados de la Patagonia para ninfas, comparable al Pulmari o al Malleo. Las mejores chances se dan pescando aguas arriba en riffles y demás tramos de agua agitada. Resultan muy efectivos los modelos confeccionados con fibras de pavo real como componente principal. Algunos ejemplos son B.H. Prince, Pheasant Tail, Soft Hackle Peacock y Jabalí (Nº 8 al 14).

Arco iris
Arco iris

Para dar con peces trofeo lo ideal es intentar con streamers y S.T. en los pozones más profundos. Aquí existe una gran ictiofagia debido a la ausencia de pancoras y la abundancia de pequeñas truchas. Tras el enturbiado de una lluvia se pueden cobrar muy buenas marrones con streamers oscuros, en los “cuello de botella” que se forman al final de las correderas. Esta técnica es aplicable para cualquier río que se enturbie, situación que casi siempre es negativa para la pesca.

Accesos

Partiendo desde la población de Río Pico, posee una gran cantidad de accesos a partir de caminatas iniciadas a “vista” desde las vías más usadas y picadas o huellas que no figuran en la cartografía y solo son conocidos por los lugareños. En muchas de ellas, los dueños de campo cobran canones para el ingreso.

Moscas Recomendadas

Poblados Cercanos

Las distancias están tomadas en línea recta desde el punto marcado en el mapa, por lo tanto son orientativas y menores a las distancias a recorrer por ruta.
de

Ámbitos Cercanos

Las distancias están tomadas en línea recta desde el punto marcado en el mapa, por lo tanto son orientativas y menores a las distancias a recorrer por ruta.
de

Artículos Relacionados