Cuenca del río Pico

Vertiente: 
Océano Pacífico
Superficie Total: 
2.444 km² corresponden a Argentina.
+
Click para abrir un mapa mas detallado

La cuenca del Pico incluye 10 lagos, que suman una superficie total de 33 km². Los más conocidos son los Nº 1, 2, 3, 4 y 5; que sin adquirir nombres propios, quedaron atados para siempre al bautismo numérico de la comisión de límites.

Enorme arco iris Lago 2
Enorme arco iris Lago 2

Si bien a ras del suelo todo parece normal, un “vistazo cartográfico” nos enfrenta con un sistema muy extraño. Mientras las principales cuencas pacíficas funcionan como una sucesión de lagos y ríos, unidos como los eslabones de una cadena (como el caso del Manso y el Futaleufu), no sucede lo mismo con el sistema del Pico: un manojo de lagos desconectados, con un río lleno de gambetas que evita tocarlos. Sin embargo, varias zonas de indecisión hídrica y una red de tímidos arroyos, tumultuosos en épocas de lluvias, dan forma a una curiosa cuenca de “integración temporal”. De hecho el único lago con conección permanente es el Nº 1. Este factor resulta decisivo en la dinámica de las poblaciones ícticas, especialmente durante la época de reproducción (coincidente con los máximos caudales). Esta zona recibe un promedio anual de 800 mm de lluvia (300 mm en su cabecera este y 1400 en el límite con Chile), la cual se concentra en un 50% entre los meses de junio y agosto.

A modo descriptivo, el lago Nº 2 permanece desconectado durante la mayor parte del año, pero bastan unas semanas de lluvias para que se una al Pico a través del arroyo Campamento (uno de sus principales tributarios). El Nº 3, muy próximo a un enorme meandro del Pico, se le conecta a través de una amplia depresión mallinosa durante las crecidas de invierno. Es frecuente que la unión no se produzca todos los años, originando desoves retenidos en las truchas.

Trucha Marrón lomo vermiculado
Trucha Marrón lomo vermiculado

Algo similar ocurre con los pequeños Nº 4 y 5 que vierten sus aguas a través de simples surcos de erosión fluvial.

Pesca con mosca

Respecto a las posibilidades de pesca con mosca, las mismas son muy variadas. La misma incluye pesca fina de alta calidad en los ríos, con grandes peces trofeo en los lagos. Si bien abundan los accesos públicos también los hay de de tranquera cerrada y paso restringido. Los lugares, en general, permanecen razonablemente solitarios y cuidados.

Los salmónidos presentes son truchas arcoiris, marrones y fontinalis; junto a salmones chinook y coho. Los primeros bastante más abundantes, y los segundos capturas muy esporádicas. Las truchas marrones fueron sembradas en la década del 80´, a partir de planteles provenientes de la piscicultura Baggilt. Introducidas en el arroyo Campamento y la laguna Las Mellizas, hoy colonizaron gran parte de la cuenca. En el caso de los salmones, que por su tamaño solo remontan hasta el río Pico Inferior, preocupa las modificaciones que provocan en el hábitat, sobre todo por el enriquecimiento de nutrientes que generan sus cuerpos en descomposición.