Cuenca del río Corcovado

Colaboraron con información para este árticulo: Luis Brunt , Paulino Arias , Alejandro Bianchetti , Germán Finara , Daniel Wegrzyn y Diego Soto
Vertiente: 
Océano Pacífico
Superficie Total: 
12.887 km², de lo cuales 5.586 km² pertenecen a Argentina.
+
Click para abrir un mapa mas detallado

Esta cuenca pacífica binacional, tanto por su población de peces como motivos hidrográficos, es una de las más ricas y particulares de la Patagonia Central.

Gran barraco del Fisher
Gran barraco del Fisher

Con el río Corcovado como eje en forma de herradura, nace en Chile y tras un largo recorrido vuelve a ingresar al país trasandino, donde finalmente desemboca en el mar. Pasado el límite internacional el Corcovado, también llamado Carrenleufu, adopta el nombre de río Palena.

En su nacimiento, regulado por el gran lago Vintter, que le otorga un un régimen bastante estable. No sucede lo mismo en los tramos inferiores donde su caudal se ve engrosado por muchos tributarios de carácter torrencial. Lamentablemente, junto a su gran desnivel, esto se traduce en un gran potencial hidroeléctrico, con sendos proyectos de represas.

Las precipitaciones medias de la cuenca son de 1200 mm. anuales, con menos de 500 mm. en la sección este (estepa y ecotono) y más de 2000 en el límite con Chile (frondosos bosques de Nothofagus).

Se trata de un área rural con escasos ofrecimientos turísticos, donde las principales actividades económicas son el empleo estatal, la ganadería y la extracción de maderas finas.

Vadeo a caballo río Corcovado

Pesca con mosca

Respecto a las posibilidades de pesca con mosca, esta cuenca es variada. Su sector superior, dominado por el sistema del Vintter/Alto Corcovado, solo está poblado por truchas arco iris y fontinalis, con ejemplares trofeo prácticamente únicos en la región. Las áreas aledañas presentan poblaciones de truchas fontinalis muy numerosas, en los lagos Guacho, Guachito y Los Niños.

Aguas abajo del Cementerio de los Monstruos (rápidos de la Elena), insalvable para los peces que migran de aguas abajo, la fauna de peces cambia por completo, apareciendo truchas marrones y salmones chinook. Las fontinalis se vuelven cada vez menos frecuentes, mientras las arco iris residentes (más pequeñas que en el tramo superior) se vuelven la especie dominante. Al igual que en el río Futaleufu, se han capturado en forma esporádica salmones atlánticos anádromos (de genética domestica) en sus corridas reproductivas aguas arriba.

Foto: 
Luis Brunt
Enorme fontinalis del río Corcovado superior

Este panorama se enriquece con ríos y arroyos, con mucha pesca fina de truchas pequeñas, como el Hielo o Huemul. Dependientes de la cuenca baja encontramos lagos y lagunas menores, que sembrados recientemente con salmónidos, pueden ofrecer ejemplares de tamaño sorprendente. Los casos más representativos son laguna Williams (Monster Lake) y los lagos artificiales realizados por Estancia Tecka.

En esta cuenca prevalece la pesca con streamers, enfocada en la obtención de ejemplares de gran tamaño. Ello no quita que durante los meses más cálidos, o en ámbitos pequeños o reparados, pueda realizarse una interesante pesca con equipos livianos, moscas secas y ninfas (en especial con truchas fontinalis).

Los peces autóctonos son poco representativos, siendo los más importantes el puyen grande y el pejerrey patagónico en las lagunas.

Por su altura, malos caminos, fuertes vientos y elevada latitud, sobre todo a principios y final de temporada, esta cuenca puede volverse climáticamente muy dura.