Cuenca de los ríos Senguer y Chico del Sur

Vertiente: 
Cuenca Endorreica
Superficie Total: 
28.025 km²
+
Click para abrir un mapa mas detallado

Para los pescadores que bajan desde el norte, el río Senguer posee un significado muy especial, ya que resulta el último gran freestone de aguas cristalinas de la Patagonia. De allí en más, salvando excepciones, el continente solo ofrece ríos de llanura del estilo Coyle o Gallegos.

Hermoso macho de fontinalis, lago La Plata

Si bien su tramo superior responde a un patrón netamente cordillerano, el 90% de su superficie se encuentra en la estepa (con las particulares características que la misma le imprime a los ríos). Esta última caracteristica la emparenta con otra cuenca similar situada más al norte: la del río Chubut.

Incluida en una zona con una densidad que no llega a medio habitante por kilómetro cuadrado, la soledad agreste es otro de los atractivos .

De pesca abundante, salvo el raras excepciones, carece de truchas importantes. Es indudable que la gran cantidad de peces existentes, tendencia que se incrementó en la ultima década, generó un importante desmedro de los portes máximos. Los únicos salmónidos presentes son las truchas arco iris y fontinalis. Salvo los monstruos que pueden proliferar en el lago Musters (poco accesible a la mosca), es difícil superar la barrera de los 2 kg. Junto a ellos existen varias especies autóctonas, como pejerreyes patagónicos, percas y puyenes chicos, muy numerosos en la parte media y baja de la cuenca. Para los dos primeros existen calificados pesqueros con equipos livianos. También encontramos bagres como el otuno, y el bagrecillo del torrente. Aunque no está confirmado, existen fundados rumores de una introducción clandestina de trucha marrón en la cuenca (arroyo Genoa), lo que derivaría en un drástico cambio en la dinámica de las comunidades ícticas.

Panorámica río Senguer medio
Panorámica río Senguer medio

Particularidades

La cuenca del Senguer - Chico del Sur (28.025 km²) posee 7 lagos con una superficie conjunta de 1449 km². Dos de ellos, el Musters y Colhue Huapi, representan por sí solos el 86% de la misma (1243 km²), bastante más que la sumatoria de todos los lagos de la cuenca del Limay (1149 km²). Ubicados al final del río Senguer, dan lugar a un extraño sistema de “descarga oceánica temporaria”. La causa de este fenómeno se debe a que todo el caudal del Senguer se iguala con la evaporación de ambos gigantes, que incluidos en pleno desierto soportan una gran insolación e intensos vientos desecantes. En el lapso de un año ambos lagos envían a la atmósfera 1500 millones de toneladas de agua, a un promedio de 150 camiones cisterna por minuto.

En el pasado, el ciclo del agua recorría el siguiente circuito:

  1. El Senguer aportaba su caudal directamente al lago Musters y en forma secundaria al Colhue Huapi.
  2. Con la creciente de primavera el lago Colhue Huapi desbordaba por el sudeste hacia el río Chico del Sur.
  3. Casi siempre seco, el Chico del Sur llevaba los excedentes al río Chubut, con lo cual las aguas del sistema llegaban al Océano Atlántico.

Hasta aquí, podría considerarse a esta cuenca como un “anexo intermitente” del río Chubut, o bien, como su principal tributario. Sin embargo, recientes alteraciones ambientales (tomas para riego y suministro urbano que sobrepasan al excedente de primavera), hacen que la descarga al mar sólo se de en forma excepcional. En la actualidad la cuenca del Senguer es estríctamente endorreica.