Hibridación entre pejerreyes patagónicos y bonaerenses

Las problemáticas que plantea la introducción de peces exóticos en la Patagonia es un hecho bien conocido y documentado. No ocurre lo mismo con las especies autóctonas traslocadas: especies nativas de la Argentina pero introducidas en ámbitos donde no eran originarias. Esta antropocoria puede ser accidental, como el caso de las mojarras y tacuelas usadas para carnada; o intencional, como el caso del pejerrey bonaerense. Este último introducido a gran escala en la cuenca del Río negro por políticas estatales, debido a su valor económico y deportivo.

Pejerrey Patagónico
Pejerrey Patagónico

Puntualmente el del pejerrey bonaerense (Odontesthes bonariensis) es un caso emblématico, ya que muchos pescadores lo consideran autóctono de la Patagonia (como en el Río Negro inferior); y por las interacciones negativas que ejerce por competencia e hibridación con el pejerrey patagonico (Odontesthes hatcheri). Dando origen a una "zona de híbridación genética" de amplio alcance.

Origen, traslocación y zona híbrida

Odontesthes, como se conoce a los aterínidos de boca retráctil, es uno de los trece géneros de peces de la familia Atherinopsidae. Incluye 19 especies conocidas vulgarmente como pejerreyes, de aguas dulces y saladas, de los cuales dos se hallan en aguas continentales patagónicas. Ellas son el pejerrey patagónico (autóctono) y el pejerrey bonaerense (traslocado)

Ambas tienen distribuciones originales disyuntas: mientras los pejerreyes patagónicos son propios de las regiones Andino-Cuyana y Patagónica, los bonaerenses son originarios de la región Pampeana. Históricamente se las consideró especies hermanas, que fueron aisladas por las incursiones marinas del Mioceno tardío (hace más de 5 millones de años), ya que sus tolerancias salinas no les permitirían vivir en el mar.

Dique de casa de Piedra

En el año 2010, datos genéticos de Sommer et al. señalan una estrecha relación de los pejerreyes patágonicos, con especies de pejerreyes marinos de Océano Pacifico. Mientras los pejerreyes bonaerenses poseen una misma relación con las especies atlánticas de pejerrey. Ello indicaría que la plasticidad de estos pejerreyes les ha permitido colonizar nichos vacantes en aguas dulces, poniendo en duda un origen común.

La traslocación del pejerrey bonaerense, sobre la distribución original del pejerrey patagónico durante el siglo XX obedeció a expectativas económicas, a partir de pesquerías deportivas y un mayor potencial acuícola.

A la competencia entre ambas especies, se le agrega un componente insospechado: una hibridación que da origen a descendientes fértiles de genética mezclada. Hecho que propone complejos grados hibridación en ambientes naturales, con la consigiente erosión genética, y el establecimiento de una "zona híbrida" de importantes proporciones.

Pejerrey bonaerense con streamer
Pejerrey bonaerense con streamer

Este fenómeno ha sido documentado en diferentes lagos y embalses de la región patagónica/cuyana, y en diferentes grados:

  • Individuos con caracteres morfológicos intermedios entre ambas especies.
  • Pejerreyes morfológicamente identificados como O. hatcheri pero que muestran genoma mitocondrial de O. bonariensis.
  • Ambientes donde solo se captura pejerrey patagónico, pero un alto porcentaje de estos individuos muestra formas corporales y cefálicas semejantes al pejerrey bonaerense.
  • La anormalidad que los parámetros de crecimiento del pejerrey patagónico, no difieren de aquéllos del pejerrey bonarense.

Teniendo en cuenta la escasa divergencia genética entre ambas especies, es evidente que no poseen eficientes barreras biológicas para su reproducción. Con una ocurrencia elevada una vez rotas las barreras geográficas. Es muy importante dejar de incorporar ejemplares de pejerrey bonaerense, o sus híbridos, en otras cuencas patagónicas.

Para mayor conocimiento sobre ambas especies recomendamos leer con atención los artículos relacionados.